lunes, 28 de febrero de 2011

Hoxe os poemas como sempre son nosos

E por ser nosos facemos de eles a voz de todos e de cada un dos seres e das cousas que habitan o mundo.
Seria un pracer recibir poemas de todos vós, os que formamos o CLUB DE LECTURA POESÍA. Un a xeito de pensar o mundo atraves do circurso poetico, o mais poderoso de todas as linguaxes.
Hoxe daremos a vez ás nosas voces, o proximo luns de lectura, o 14 de Marzo, sera RAYMOND CARVER O QUE PONDRA as súas palabras nas nosas mans.



"Poema es rendición, sumisión, aceptación, entrega de la palabra humana al ritmo originario, un reflejo del canto inescrutado, de aquello que dirán los peces de las arañas, las manos de la pena y el mar de la ceniza. La sumisión de la voz al ritmo, de la materia a la Palabra. Es abandono a una fuerza muy superior al hombre, a una energía que rebosa en formas, capaz de transportarnos como un huracán a una pluma. Resistirse a su empuje es un acto irracional, completamente inútil, ilusorio. Así el poeta se abandona y cruza desiertos en busca de la fuente del lenguaje." (de ABDENUR PRADO)

Hoxe os poemas como sempre son nosos

E por ser nosos facemos de eles a voz de todos e de cada un dos seres e das cousas que habitan o mundo.
Seria un pracer recibir poemas de todos vós, os que formamos o CLUB DE LECTURA POESÍA. Un a xeito de pensar o mundo atraves do circurso poetico, o mais poderoso de todas as linguaxes.
Hoxe daremos a vez ás nosas voces, o proximo luns de lectura, o 14 de Marzo, sera RAYMOND CARVER O QUE PONDRA as súas palabras nas nosas mans.



"Poema es rendición, sumisión, aceptación, entrega de la palabra humana al ritmo originario, un reflejo del canto inescrutado, de aquello que dirán los peces de las arañas, las manos de la pena y el mar de la ceniza. La sumisión de la voz al ritmo, de la materia a la Palabra. Es abandono a una fuerza muy superior al hombre, a una energía que rebosa en formas, capaz de transportarnos como un huracán a una pluma. Resistirse a su empuje es un acto irracional, completamente inútil, ilusorio. Así el poeta se abandona y cruza desiertos en busca de la fuente del lenguaje." (de ABDENUR PRADO)

jueves, 10 de febrero de 2011

CON O SIN SU CONSENTIMIENTO (Lunes 14 de Febrero)

(SAN VALENTIN)
TODO FUE DICHO CIEN VECES
Todo fue dicho cien veces
Y mucho mejor que por mi
Entonces cuando escribo versos
Me divierto
Me divierto
Me divierto, y me cago en ti.

CON O SIN SU CONSENTIMIENTO (Lunes 14 de Febrero)

(SAN VALENTIN)
TODO FUE DICHO CIEN VECES
Todo fue dicho cien veces
Y mucho mejor que por mi
Entonces cuando escribo versos
Me divierto
Me divierto
Me divierto, y me cago en ti.

lunes, 7 de febrero de 2011

Boris Vian- Le déserteur

El Desertor

Señor Presidente
Voy a escribirle una carta
Que quizá usted lea
Si dispone de tiempo
Acabo de recibir
Mis papeles militares
Para irme a la guerra
Antes del miércoles por la tarde
Señor Presidente
Me gustaría no tener que hacerlo
Pues no estoy en la tierra
Para matar a pobres gentes
No es por molestarle
Pero he de comunicarle
La decisión que he tomado
Voy a desertar

Después de haber nacido
He visto morir a mi padre
He visto partir a mis hermanos
Y llorar a mis hijos
Mi madre sufrió tanto
Que ya está en su tumba
Y se burla de las bombas
Y se burla de los gusanos
Cuando estaba prisionero
Me quitaron a mi mujer
Me quitaron mi alma
Y lo más querido de mi ayer
Mañana muy temprano
Voy a dar con la puerta
En la nariz a los años muertos
Y me iré por los caminos

Mendigaré para vivir
Por los senderos de Francia
Desde Bretaña hasta Provenza
Y les diré a las gentes
No obedezcáis
No la hagáis
No vayáis a la guerra
Negaros a partir
Si hay que dar la sangre
Id vosotros a dar la vuestra
Usted es buen apóstol
Señor Presidente
Si me hace perseguir
Prevenga a los soldados
Que yo no iré armado
Y podrán tirar sobre mí.

Boris Vian- Le déserteur

El Desertor

Señor Presidente
Voy a escribirle una carta
Que quizá usted lea
Si dispone de tiempo
Acabo de recibir
Mis papeles militares
Para irme a la guerra
Antes del miércoles por la tarde
Señor Presidente
Me gustaría no tener que hacerlo
Pues no estoy en la tierra
Para matar a pobres gentes
No es por molestarle
Pero he de comunicarle
La decisión que he tomado
Voy a desertar

Después de haber nacido
He visto morir a mi padre
He visto partir a mis hermanos
Y llorar a mis hijos
Mi madre sufrió tanto
Que ya está en su tumba
Y se burla de las bombas
Y se burla de los gusanos
Cuando estaba prisionero
Me quitaron a mi mujer
Me quitaron mi alma
Y lo más querido de mi ayer
Mañana muy temprano
Voy a dar con la puerta
En la nariz a los años muertos
Y me iré por los caminos

Mendigaré para vivir
Por los senderos de Francia
Desde Bretaña hasta Provenza
Y les diré a las gentes
No obedezcáis
No la hagáis
No vayáis a la guerra
Negaros a partir
Si hay que dar la sangre
Id vosotros a dar la vuestra
Usted es buen apóstol
Señor Presidente
Si me hace perseguir
Prevenga a los soldados
Que yo no iré armado
Y podrán tirar sobre mí.

sábado, 5 de febrero de 2011

Buscando a Boris Vian

El desertor
Boris Vian
Señor Presidente
Voy a escribirle una carta
Que quizá usted lea
Si dispone de tiempo
Acabo de recibir
Mis papeles militares
Para irme a la guerra
Antes del miércoles por la tarde
Señor Presidente
Me gustaría no tener que hacerlo
Pues no estoy en la tierra
Para matar a pobres gentes
No es por molestarle
Pero he de comunicarle
La decisión que he tomado
Voy a desertar

Después de haber nacido
He visto morir a mi padre
He visto partir a mis hermanos
Y llorar a mis hijos
Mi madre sufrió tanto
Que ya está en su tumba
Y se burla de las bombas
Y se burla de los gusanos
Cuando estaba prisionero
Me quitaron a mi mujer
Me quitaron mi alma
Y lo más querido de mi ayer
Mañana muy temprano
Voy a dar con la puerta
En la nariz a los años muertos
Y me iré por los caminos

Mendigaré para vivir
Por los senderos de Francia
Desde Bretaña hasta Provenza
Y les diré a las gentes
No obedezcáis
No la hagáis
No vayáis a la guerra
Negaros a partir
Si hay que dar la sangre
Id vosotros a dar la vuestra
Usted es buen apóstol
Señor Presidente
Si me hace perseguir
Prevenga a los soldados
Que yo no iré armado
Y podrán tirar sobre mí.
Boris Vian (1920 / 1959), novelista y dramaturgo francés, nació el 10 de marzo de 1920 en un suburbio de París. Fue, además, poeta, músico de jazz, y traductor. Egresado como ingeniero de la Escuela Central en el Liceo Condorcet (1942), la influencia artística de su entorno familiar terminó por prevalecer a sus estudios técnicos.
De adolescente padeció serios problemas de salud, pese a lo cual no abandonó su gran pasión: el jazz. Su primera novela Trouble dans les Andains y Vercoquin y el plancton (1943), refleja su vida disipada mezclada con lo grotesco y lo absurdo.
Escribió cuentos e hizo crítica de jazz publicadas en Les Temps Modernes y el periódico Combat, a instancias de Sartre y Camus respectivamente.
Gran admirador de Alfred Jarry, apeló a su Patafísica, o "ciencia de las soluciones imaginarias", para una rebelión cómica contra la filosofía positivista. Su obra polémica ha sido tan reconocida como cuestionada.
Como Vernon Sullivan, firmó su thriller al estilo americano, Escupiré sobre vuestra tumba (1946), censurada por su contenido violento y sexual, y otras tres que le valieron un juicio de cuatro años, tras el cual reconoció su autoría. El descrédito que le valió el episodio alcanzó también su producción más “seria”.
Frecuentó el existencialismo de la época en el Club Saint Germain-des-prés y conoció a los grandes del jazz: Duke Ellington, Miles Davis y Charlie Parker y llegó a componer la ópera El caballero de las nieves.
Sus principales obras son La espuma de los días (1947), una impactante historia de amor siempre vigente; El otoño en Pekín (1947) y El arrancacorazones (1953) de escaso éxito. Escribió diez novelas, entre ella La hierba Roja (1950), autobiográfica.
Se convierte en director artístico de la compañía Phillips (1955), filma varias películas, una de ella laureada en Cannes y se agravan sus problemas de salud con un edema pulmonar.
Su dramaturgia se inscribe en el teatro del absurdo. Diálogos inconexos y conductas incomprensibles, testimonian la naturaleza irracional de la existencia humana. 
L'équarrissage pour tous, comedia negra, fue representada por vez primera en 1950 y Los constructores del imperio, tragedia burlesca fue estrenada en 1959.
Apartado por la productora del guión cinematográfico de Escupiré sobre vuestra tumba, y quizás a causa de ello entre otras cosas, Vian murió de un ataque al corazón el 23 de junio de 1959. Su reconocimiento ha sido póstumo.

Buscando a Boris Vian

El desertor
Boris Vian
Señor Presidente
Voy a escribirle una carta
Que quizá usted lea
Si dispone de tiempo
Acabo de recibir
Mis papeles militares
Para irme a la guerra
Antes del miércoles por la tarde
Señor Presidente
Me gustaría no tener que hacerlo
Pues no estoy en la tierra
Para matar a pobres gentes
No es por molestarle
Pero he de comunicarle
La decisión que he tomado
Voy a desertar

Después de haber nacido
He visto morir a mi padre
He visto partir a mis hermanos
Y llorar a mis hijos
Mi madre sufrió tanto
Que ya está en su tumba
Y se burla de las bombas
Y se burla de los gusanos
Cuando estaba prisionero
Me quitaron a mi mujer
Me quitaron mi alma
Y lo más querido de mi ayer
Mañana muy temprano
Voy a dar con la puerta
En la nariz a los años muertos
Y me iré por los caminos

Mendigaré para vivir
Por los senderos de Francia
Desde Bretaña hasta Provenza
Y les diré a las gentes
No obedezcáis
No la hagáis
No vayáis a la guerra
Negaros a partir
Si hay que dar la sangre
Id vosotros a dar la vuestra
Usted es buen apóstol
Señor Presidente
Si me hace perseguir
Prevenga a los soldados
Que yo no iré armado
Y podrán tirar sobre mí.
Boris Vian (1920 / 1959), novelista y dramaturgo francés, nació el 10 de marzo de 1920 en un suburbio de París. Fue, además, poeta, músico de jazz, y traductor. Egresado como ingeniero de la Escuela Central en el Liceo Condorcet (1942), la influencia artística de su entorno familiar terminó por prevalecer a sus estudios técnicos.
De adolescente padeció serios problemas de salud, pese a lo cual no abandonó su gran pasión: el jazz. Su primera novela Trouble dans les Andains y Vercoquin y el plancton (1943), refleja su vida disipada mezclada con lo grotesco y lo absurdo.
Escribió cuentos e hizo crítica de jazz publicadas en Les Temps Modernes y el periódico Combat, a instancias de Sartre y Camus respectivamente.
Gran admirador de Alfred Jarry, apeló a su Patafísica, o "ciencia de las soluciones imaginarias", para una rebelión cómica contra la filosofía positivista. Su obra polémica ha sido tan reconocida como cuestionada.
Como Vernon Sullivan, firmó su thriller al estilo americano, Escupiré sobre vuestra tumba (1946), censurada por su contenido violento y sexual, y otras tres que le valieron un juicio de cuatro años, tras el cual reconoció su autoría. El descrédito que le valió el episodio alcanzó también su producción más “seria”.
Frecuentó el existencialismo de la época en el Club Saint Germain-des-prés y conoció a los grandes del jazz: Duke Ellington, Miles Davis y Charlie Parker y llegó a componer la ópera El caballero de las nieves.
Sus principales obras son La espuma de los días (1947), una impactante historia de amor siempre vigente; El otoño en Pekín (1947) y El arrancacorazones (1953) de escaso éxito. Escribió diez novelas, entre ella La hierba Roja (1950), autobiográfica.
Se convierte en director artístico de la compañía Phillips (1955), filma varias películas, una de ella laureada en Cannes y se agravan sus problemas de salud con un edema pulmonar.
Su dramaturgia se inscribe en el teatro del absurdo. Diálogos inconexos y conductas incomprensibles, testimonian la naturaleza irracional de la existencia humana. 
L'équarrissage pour tous, comedia negra, fue representada por vez primera en 1950 y Los constructores del imperio, tragedia burlesca fue estrenada en 1959.
Apartado por la productora del guión cinematográfico de Escupiré sobre vuestra tumba, y quizás a causa de ello entre otras cosas, Vian murió de un ataque al corazón el 23 de junio de 1959. Su reconocimiento ha sido póstumo.